Jornadas por la memoria en el parlamento europeo: Crónica de un pasado, un presente y un futuro

Los pasados días 21, 22 y 23 de septiembre la CEAQUA (Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina) fue invitada al parlamento europeo con la intención de realizar unas jornadas por la memoria histórica. Durante estos días se contó con la colaboración activa de eurodiputados de Podemos, PNV, IU, EH Bildu y la presencia de miembros del BNG. A pesar de las múltiples diferencias estratégicas e ideológicas de los partidos políticos participantes, estás jornadas tenían un objetivo común, lo que supuso dejar de lado las banderas y los símbolos propios para enfangarse en una misma trinchera bajo el estandarte de la verdad, la justicia y la reparación.

El viaje arranca muy temprano el día 21, en el aeropuerto de Bruselas confluyen varios vuelos que proceden de Madrid, Catalunya, Euskadi y Andalucía que llevan a miembros de CEAQUA de todas las zonas del Estado español. Abrazos, sonrisas y bromas al encontrarse los miembros de la coordinadora esperando a recoger sus maletas. Quien observa desde una discreta posición la situación, llega a comprender que los miembros de la Coordinadora a parte de compañeros de militancia pasada y presente, son amigos.

Las jornadas comienzan en el parlamento europeo con la intensidad de Juan Diego Botto interpretando una parte de su obra “El privilegio de ser perro”. El comprometido actor, muy involucrado con la memoria histórica, consigue crear una atmósfera casi inédita en una sala de un aséptico parlamento poco o nada acostumbrado a eventos por la memoria histórica española. En la sala se pueden observar desde antiguos militantes de la LCR (Liga Comunista Revolucionaria) o el FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota) a jóvenes veinteañeros, pasando por actuales eurodiputados y caras conocidas de la política actual: pasado, presente y futuro juntos por una misma causa. El día se cierra con el documental de Mikel Donazar “Eramos Vecinos”.

DSCN1297

Contentos con el transcurrir de la jornada, antes de media noche el grupo recibe una mala noticia: La jueza que instruye la Querella Argentina Maria Romilda Servini sufre un más que desconcertante robo en el aeropuerto de Barajas que supone el retraso de su llegada a Bruselas. A pesar de ello la fuerza de los miembros del grupo no decae.

El día 22 comienza con la presencia de los compañeros del programa de radio “Carne Cruda” para emitir en directo desde el parlamento. Un programa dirigido por Javier Gallego Crudo que da una lección a muchos de como a día de hoy, a pesar de todo, se puede seguir haciendo radio de calidad y comprometida. La jornada avanza con una mesa de debate sobre el antifascismo en Europa que cuenta con la presencia de Marina Albiol (IU), Paqui Maqueda( Plataforma Andaluza) , Evelyn Mesquida, Izaskun Bilbao (PNV), Merçona Puig Antich, Manuel Blanco Chivite y un diputado de Syriza entre otros.

DSCN1394

El día pasa entre entrevistas, platós de televisión y mesas de debate, el grupo no descansa y la jornada no acaba en el parlamento europeo, si no que se traslada al corazón de Bruselas: en el centro Federico García Lorca. Un lugar cargado de historia ya que fue  punto de encuentro de exiliados del Partido Comunista en Bélgica durante la dictadura. El acto se presenta como un homenaje al 40 aniversario de los últimos fusilados por el franquismo, donde con la presencia de Manolo Blanco Chivite y Pablo Mayoral, dos compañeros de militancia de los asesinados por el fascismo español. Al acto acuden jóvenes españoles que viven en Bruselas interesados en el homenaje, ya que a día de hoy el centro García Lorca es lugar de confluencia de los emigrantes.

Es necesario destacar lo que para muchos integrantes del grupo fue la anécdota del día: Todas las jornadas fueron grabadas por la cineasta Almudena Carracedo, lo que suponía la presencia constante de un equipo profesional de grabación, que daba como resultado que el grupo fuera llamando la atención por todo Bruselas. Paseando desde el parlamento europeo en dirección al centro García Lorca, unos jóvenes españoles que apenas llegaban a los 20 años se fijaron en el grupo. Al descubrir que se encontraba la hermana de Salvador Puig Antich, Merçona, se emocionaron y quisieron conocerla, unos minutos que fueron muy especiales para estos jóvenes. A su vez este encuentro sirvió para que estos conocieran el proceso judicial contra los crímenes franquistas y el trabajo por la memoria que se está realizando, una situación muy constructiva tanto para los jóvenes como para los mayores del grupo, que provocó una conexión generacional emocionante. Lo que es un hecho es la necesidad de traer al presente las luchas del pasado, para que los jóvenes no sufran en el futuro procesos dictatoriales con otro tipo de envoltorio, adaptado a las circunstancias y a la época.

El último día de las jornadas contó con la presencia de la jueza María Romilda Servini de Cubría que participó junto con Manuel Ollé (abogado de la asociación pro derechos humanos de España) Ana Messuti (Abogada diplomada en filosofía de los derechos humanos) Javier Couso (IU), José Antonio Martín Pallín (Magistrado emérito del tribunal supremo) en un debate televisado por Público.TV en el parlamento europeo. De este fructífero debate la Jueza Servini destacó las dificultades que el gobierno español impone al proceso judicial, y su intención de viajar a España a tomar declaración a los acusados.

IL_JrnadasIII_6

Durante la emisión en directo de este debate se produjo una curiosa situación: El ex ministro de fomento y ahora eurodiputado Pepe Blanco se encontró de bruces con el grupo de 30 personas que escuchaban atentamente el debate. Lejos de acercarse o preguntar a los miembros del grupo, el eurodiputado acusado de corrupción por la “operación campeón”, en cuanto descubrió la presencia de las cámaras y los fotógrafos, no dudó en pasar de largo a toda velocidad. Una declaración en favor de las jornadas hubiera supuesto una contradicción demasiado grande para él mismo y su partido.

DSCN1823

Las jornadas acaban con un el cansancio y la ilusión de 3 días de intenso trabajo para visibilizar una causa desconocida para muchos españoles. Personalmente queda el mal sabor de boca de saber que muchas de las actividades y horas invertidas se topan con el muro de unos grandes medios de comunicación que no quieren incluir el proceso de justicia contra los crímenes del franquismo en la agenda mediática, siendo marionetas de un poder perpetuado desde la dictadura hasta a la actualidad. Un muro no lo suficientemente alto como para quebrar el espíritu de lucha de los activistas por la memoria histórica.

Estas jornadas que ha contado con el trabajo de personas muy jóvenes, pone en evidencia la necesidad de que las nuevas generaciones den continuidad al relato de quienes vivieron los crímenes del franquismo. Ya que si los jóvenes tenemos presente el pasado, tendremos futuro.

VÍCTOR LÓPEZ

Author: Comuneros

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *